Alertas de un sector clave para el crecimiento

Editorial La Voz del Interior

[Vía LaVoz.Com.Ar]

La industria electrónica de Córdoba también padece los problemas derivados de las restricciones a las importaciones y el cepo al dólar.

Los distintos sectores industriales mostraron en septiembre y en octubre niveles de producción que pueden ser equiparados con los que existían en 2019, dado que en el año anterior la actividad estuvo afectada por la pandemia.

Sin embargo, este regreso a cierta normalidad sufre la acechanza de varios factores que, lejos de haber sido despejados por el Gobierno nacional, siguen acentuando la incertidumbre para los días y los meses posteriores a las elecciones legislativas.

El cepo al dólar; las restricciones a las compras externas, en especial de insumos claves para la industria; el control de precios en productos finales que provocan serias distorsiones en las cadenas de producción y de distribución, entre otros elementos negativos, alteran las proyecciones optimistas para varios sectores.

A ese panorama, se agrega la falta de provisión de insumos imprescindibles para la industria, en especial los provenientes de China, donde en las últimas semanas se agudizaron los problemas por la aparición de nuevos brotes de coronavirus.

La falta de microprocesadores afecta, en particular, a la industria automotriz argentina, y la de chips de silicio, a la industria electrónica de Córdoba.

Este sector mostró un crecimiento de 12,2 por ciento en el tercer trimestre en comparación con igual período de 2020, según el monitor de la actividad del Ministerio de la Producción de la Provincia.

La industria cordobesa se destaca en el ensamblado de equipos de electroestética y para la salud, de tableros y tecnología para la energía, y en el desarrollo de sistemas de automatización.

La Cámara de Industrias Informáticas, Electrónica y de Comunicaciones del Centro de la Argentina (Ciiecca) cuenta con 115 socios, en cuyas plantas se desempeñan más de 2.500 trabajadores.

El titular de la entidad, Ricardo Ruival, destacó el buen momento del sector, incluso con actividades que estuvieron por encima del promedio registrado a nivel oficial.

No obstante, el directivo admitió que las alertas lanzadas por diversas asociaciones de fabricantes en el país también repercuten en Córdoba.

El panorama de complicaciones se extiende a la logística internacional, ya que la pandemia elevó los costos del transporte aéreo y marítimo, además de las dificultades para conseguir espacios en las bodegas, por el menor número de vuelos y de viajes de barcos.

Los problemas que atraviesa la industria electrónica de esta provincia son comunes a las dificultades que deben sortear otros eslabones de la cadena productiva en la Argentina.

Las insistentes apelaciones del Gobierno nacional para incrementar las exportaciones, que fortalecerán las reservas monetarias del país, no se condicen con la falta de intervención, desinterés o impericia de funcionarios para solucionar los problemas que afronta la producción.

Estas acciones requieren, de forma simultánea, la definición de un contexto macroeconómico a partir de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que haga viablse el crédito y las operaciones externas, además de establecer un sendero para las principales variables cambiarias, monetarias y fiscales.

La industria electrónica de Córdoba lanzó varias alertas que deben ser atendidas, para su subsistencia y crecimiento durante los próximos meses.